Incumple Presidente promesa “Mañanera” 224 días… y contando

El Presidente Obrador (der) Érik Villareal (izq)

Por Gerardo Romo/// Ágora Digital

  • Ni el vocero Presidencial Jesús Ramírez, ni sus ayudantes y colaboradoras y tampoco personal de la Secretaría de Salud Federal se han puesto en contacto con Érik Villareal radiólogo, quien desde la UNEME COVID-19 ha atendido a más de mil 700 pacientes y a quien el Presidente Andrés Manuel López Obrador prometió en Zacatecas mejorar su condición laboral, la cual al inicio de la pandemia era de 108 pesos diarios en turnos de 18 horas.

Zacatecas,(30-03-2021).- El presidente Andrés Manuel López Obrador el 20 de Agosto del año pasado, desde la Mañanera  que celebró en la 11 zona militar de Guadalupe, se comprometió a mejorar la situación laboral del radiólogo Érick Villareal de forma inmediata, en 24 horas. Ya pasaron 224 días de aquella promesa y la situación del joven trabajador de la salud que atiende pacientes covid-19 sigue igual de inestable, sin derechos ni prestaciones mínimas. 

 Villareal atiende en el hospital UNEME COVID de la Secretaría de Salud estatal  pacientes portadores del virus SARS-CoV-2 por un salario de 108 pesos diarios en turnos consecutivos de hasta 18 horas en un día, con la certeza de que en su mal pagada labor, todos los días pone su vida en riesgo, para tratar de salvar las de otros.

 “Ahora vamos a atender este asunto, hoy mismo con Jesús (Ramírez) te pones de acuerdo, le das la información y en general yo tengo el compromiso de mejorar la situación laboral de todos los trabajadores del sector salud y regularizar su situación porque hay muchos que son eventuales o que trabajan por contrato desde hace mucho tiempo”, dijo el Presidente públicamente en su conferencia mañanera que se efectuó en las instalaciones de la 11 zona militar, luego de que este reportero le planteó el caso del radiólogo que el mes de junio cumple 7 años laborando en el sector salud estatal que depende ahora del gobernador Alejandro Tello.

López Obrador, refirió también que en ésa mañanera, que  ahora con la pandemia su gobierno contrató  a 50 mil trabajadores de la salud  con salarios justos,  “y lo vamos a seguir haciendo”, aseguró.

Desde que inició en el sector salud estatal, a Érik Villarreal lo emplean por contratos temporales que ha ido renovando, sin tener seguridad social, acceso a servicio médico o a un crédito de vivienda. De los 108 pesos diarios que ganaba al día, apenas hace unos meses le subieron el sueldo a 180 pesos diarios, es decir; gana 2 mil 700 pesos quincenales menos impuestos.

“Al momento que el Presidente  dijo que pondrían cartas en el asunto para resolver mi problema y que ése mismo martes 20 quedaría solucionado me emocioné mucho, en mi trabajo mis compañeros me decían, te nombraron en la Mañanera y el Presidente verá tu caso, muchos me felicitaron, pero al final nada ha pasado, fueron palabras que se llevó el viento”, lamenta Érick en entrevista.

Cambiar la realidad adversa de Villareal por parte del presidente surgió luego de que este reportero le planteó a López Obrador el caso particular del joven de 26 años, como un ejemplo de la realidad en la que viven  miles de trabajadores de la salud en estos tiempos de pandemia y aún antes de ella.

Al término de la Mañanera de aquel 20 de agosto de 2020 que tuvo una duración de 2 horas, 35 minutos y 15 segundos, Jesús Ramírez Cuevas, vocero presidencial, se acercó a este reportero me presentó con su asistente Ana Duarte, a  quien con autorización de Érick le pasé su teléfono personal porque supuestamente se pondrían en contacto con él  a la brevedad y así, su caso  sería analizado y resuelto por la Secretaría de Salud Federal.

El compromiso presidencial fallido, lo hizo López Obrador teniendo como testigos al Secretario de la Defensa Nacional Cresencio Sandoval, al Secretario de Marina, almirante José Rafael Ojeda Durán, a Alfonso Durazo, entonces titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y principal aspirante a la   gubernatura de Sonora por Morena, a Luis Rodríguez Bucio, comandante de la Guardia Nacional, quienes lo  acompañaron ésa mañana  en  Zacatecas.

También estuvo presente, como anfitrión del Presidente y su gabinete de seguridad,  el gobernador Alejandro Tello Cristerna, quien tampoco ha atendido este caso del que conoció y que se le ha recordado al menos en 2 ocasiones posteriores.

Tello también incumplió su promesa de darles un bono económico a los trabajadores del sector salud estatal que día a día están en la primera línea de batalla luchando para que los enfermos de covid-19 sobrevivan.

-Lo que más cala es la indiferencia, muchos compañeros hasta que estuvieron conmigo en la primaria, después de la mañanera me preguntaron “¿ya te hablaron de la Presidencia, ya se comunicó alguien contigo? Y mi respuesta ha sido NO.

-Recuerdo que pasó la primera semana y dije, bueno, por las ocupaciones del Presidente y de su gente aguanto, luego pasó otra semana, luego un mes  ya como a finales del segundo ya supe que nada pasaría-, admite Villareal resignado.

Este joven calcula que tras un año  de haber iniciado a atender los primeros pacientes  del hospital UNEME covid, por él han pasado al menos unos mil 700 pacientes a quienes les ha realizado tomografías de torax para que los médicos visualicen el grado de daño pulmonar ocasionado por el virus SARS-CoV-2.

Por ahora, afortunadamente Villareal ha resultado negativo a las pruebas de PCR que le han aplicado para detectar si ha contraído el virus SARS-CoV-2 que en Zacatecas ha provocado la muerte de 2 mil 825 personas y contagiado desde el 19 de Marzo de 2020 al día de hoy a 28 mil 667, de las cuales 25 mil 103 se han recuperado satisfactoriamente.

 “Me gustaría que el Presidente haga memoria de todos sus compromisos y los cumpla”, dice Villareal, quien además durante por lo menos 6 meses vivió en un hotel habilitado por la presidencia municipal de Guadalupe para que personal de salud se aislara de sus familias pudieran trabajar con la tranquilidad y mantener salvaguardadas a las personas que aman y con las que antes de esta pandemia convivían a diario.

Luego de aquella promesa, el Presidente López Obrador volvió a Zacatecas en una gira de trabajo del 26 al 28 de febrero por 5 municipios, en Pinos, inauguró la Universidad del Bienestar, en Morelos anunció que con el Presidente Joe Biden replantearía una nueva versión del Programa “Bracero” para hacer que al menos 800 mil mexicanos al pudieran trabajar allá de manera legal, en Fresnillo y Jerez prometió que mandaría más elementos de la Guardia Nacional al estado, para garantizar la paz y en Tlaltenango, su última parada, el domingo 28, hizo un llamado a los mexicanos para que denuncien a los candidatos o partidos que hagan uso de recursos públicos en estas elecciones ya en camino.

De caso de  Érik Villareal, ni el Presidente, y mucho menos sus asesores cercanos se acordaron.

“Sigo en espera de que mi condición laboral cambie, sé que será difícil, pero lo que en mí no ha cambiado es i deseo y gusto de ayudar en el sector salud a quien más lo necesita en este momento histórico que estamos viviendo, yo no hago esto por dinero, aunque como yo, habemos muchos que hoy desde el sector salud, merecemos mejores condiciones laborales, y eso tanto el Presidente de la República como el gobernador y todas las autoridades, deben de saberlo y hacer algo”, dice el radiólogo quien recientemente recibió junto a 12 mil 575 de sus compañeros del sector salud que atienden pacientes covid-19 el esquema completo de 2 dósis de la vacuna Pfizer.

Con una base laboral, como la que se suponía Villarreal recibiría gracias a que el Presidente le prometió mejorar su situación, su salario podría aumentar 7 mil 300  a 8 mil pesos quincenales ya con prestaciones de ley, mientras el sigue chambeando ayudando a otros. 

Estrada. Lupa a las mañaneras

Mañanera: Propaganda y falsedades

Luis Estrada Straffon es el especialista que más ha estudiado Las Mañaneras como forma de comunicación y de gobierno en donde es tan común que el Presidente lance promesas que resulta imposible  determinar cuántas se cumplen y cuántas no.

“Es imposible llevar la cuenta, tendríamos que preguntarle a cada periodista que asiste, al Presidente los periodistas le preguntan de un tema y él dice te vamos a dar respuesta con la secretaria  el secretario tal en determinado tiempo , promete un reporte, un informe en un plazo determinado, pero no necesariamente se da seguimiento por dos razones, la primera el reportero o la reportera no necesariamente va todos los días y no puede verificar si  el Presidente cumple o no o dos aunque vaya el reportero el presidente no le da la palabra por alguna razón y no se puede verificar el compromiso que se hizo con la fuente, de esos compromisos el presidente hace en promedio 4 por conferencia”, explica en entrevista el también director de SPIN, Taller de Comunicación Política.

El también doctor en Ciencia Política por la Universidad de California en San Diego,  señala que ése tipo de compromisos que hace el Presidente en la mañanera son un método para evadir preguntas y evitar respuestas.

Una particularidad que Estrada ha encontrado en la mañanera, que define como un método de propaganda y no de transparencia, es que a largo de 566 conferencias desde Palacio Nacional contabilizadas al 15 de Marzo, el Presidente emitió 46 mil 256 afirmaciones consideradas no comprobables que van desde aseveraciones como que “se acabó la corrupción” hasta aquella en la que señala de forma recurrente que el neoliberalismo representó para México un mayor saqueo que en la época colonial, o la  promesa  que hizo de construir una carretera en Sonora desde Enero de 2020, pasó abril, mayo, junio y hasta la fecha creo no se ha concluido”, explica.

De ése total de afirmaciones, de acuerdo al conteo de SPIN, 5 mil 403 son promesas, 3 mil 351 son compromisos, 35 mil 189 son dichos no comprobables y mil 664 son afirmaciones falsas.

En promedio, el Presidente expresa por Mañanera 81 afirmaciones no comprobables.

¿Qué le dice el caso del radiólogo Érik Villareal?, se le pregunta.

“Es un ejemplo de cómo las promesas que el Presidente lanza desde la Mañanera no se cumplen”, dice.

Promesas peligrosas

Para la doctora Mireya Márquez, académica del departamento de comunicación de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, el que el que Andrés Manuel López Obrador  utilice la mañanera para prometer cosas que no puede cumplir al calor del momento, denota improvisación y que muchos funcionarios no sólo de su gabinete sino, alcaldes, gobernadores y hasta legisladores deslindándose de sus responsabilidades culpen de todos los males que ocurren y no se resuelven en el ámbito local o estatal  al mismo López Obrador.

“Hoy pareciera que el único gobierno que tenemos es el federal y que él es responsable de resolver absolutamente todos los problemas y esto sólo le es benéfico a todos los demás partidos que están gobernando prácticamente sin pena ni gloria (alcaldes, diputados locales, federales, gobernadores) y en la medida que el Presidente se agencia asuntos que quizá no le corresponde le quita la presión a otros funcionarios que siempre tienen la salida de culpar al gobierno federal de todos los males eso es terrible para la democracia, eso no resuelve el combate a la corrupción y la transparencia que tanto necesitamos”, explica la especialista.

Y continúa:

-En un clima tan polarizado se corre el riesgo que todas las decisiones, todos los males se le atribuyan al gobierno federal y a la 4T, pero muchas cosas corresponden al orden local y  por las promesas infundadas que ha lanzado el Presidente, eso puede generar más corrupción e impunidad de parte de gobernadores o de parte de líderes locales, en otras palabras el riesgo que se corre de que AMLO haga tantas promesas que no puede cumplir o que no están en su jurisdicción  o en el orden de sus funciones constitucionales es que prácticamente se le haga responsable de todo lo que nos pase en micro o macro nivel.

La académica, reconoce en esta práctica de López Obrador regresiones al Presidencialismo priísta del siglo pasado.  

 -Algo en lo que los críticos del Presidente puede que tengan un poco de razón es que Andrés Manuel López Obrador  ejerce a veces este estilo del Presidencialismo de antaño, donde él cree o hace creer que pude resolver cosas (…) claramente el problema de gobernar así es que perdemos como ciudadanos información y detalles muy valiosos para ayudarnos a la toma de decisiones, desde el periodismo en la medida que no complejicemos los asuntos y los expliquemos nunca vamos a contribuir a una verdadera rendición de cuentas así gobierne Morena, AMLO o cualquier presidente”, agrega Mireya Márquez, especializada en Culturas y Prácticas de Periodismo en Perspectiva Comparada.

 ¿Con la  mañanera el Presidente  intenta demostrar que el estado funciona a partir de una orden específica que él da sus  funcionarios?, se le pregunta

– A veces da la impresión que no se ha leído la Constitución ni todos los reglamentos y normas de la administración pública federal y pone en aprietos a sus funcionarios, de tal manera que ya no son las reuniones que debería tener cada Presidente con su gabinete las que determinan las acciones a seguir, sino que más bien el gabinete aguarda y los mandos medios de las dependencias son los que monitorean La mañanera para tomar el pulso y saber lo que viene o no, no podemos tener un gobierno guiado así. Los ciudadanos necesitamos un gobierno eficiente, efectivo que haga más con menos, no que recorte para hacer menos, el problema de hacer eso es que puede caer en improvisaciones, México lo que necesita es que las instituciones funcionen que haya menos burocracia, que los recursos se destinen a lo que debe ser que haya eficiencia en la administración-insiste.

Mireya Márquez. Mañanera: Promesas peligrosas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *