Hartos, médicos legistas exigen justicia y protección

Foto: Especial, Proceso

Por Ágora Digital/// Redacción

Ciudad de México.- La muerte del médico legista Elías Uriel Guzmán a consecuencia de la COVID-19, sin equipo de protección adecuado e suficiente, sin seguridad laboral para él y su familia, pues estaba bajo contrato, hizo que sus compañeros de profesión que dependen del gobierno de la Ciudad de México alzaran la voz exigiendo a las autoridades se les proteja.

Y consideraron que la muerte de su compañero es consecuencia de años de indolencia de las autoridades y también responsabilidad del personal pues “nosotros hemos permitido durante años este tipo de contratación precaria”, dice el doctor Gerardo Delgado Flores.

“Somos seres humanos que tenemos familia y queremos estar vivos para ellos, Ya basta de ser su burla”, señala el doctor Carlos Ramírez quien tiene laborando 10 años 6 meses como médico legista sin prestaciones laborales, y equipo precario para afrontar la contingencia sanitaria.

El doctor David Velasco, de la alcaldía Gustavo A Madero compartió que debido la falta de equipo de protección se contagió de la COVID-19, pudo sobrevivir, pero desgraciadamente su padre no, a quién él mismo contagió.  

“Ponerme en riesgo en mi trabajo, es algo de lo que he estado consciente como médico toda mi vida pero la institución debería cuidarnos, a mi padre lo contagié de Coronavirus y él ya falleció quién me lo regresa, nadie.

Si yo muriera dejaría desprotegidos a mis dependientes, a mi hijo no tenemos una base que nos respalde, no podemos siquiera morir tranquilos, de qué se trata gobierno, de qué se trata. No tenemos seguridad social, los  médicos somos burlados, víctimas de una mala organización del gobierno federal y de la Ciudad de México. Aún vivo para decírselos en su cara, ni un muerto más”, expresó.

La doctora López fue directa. “Esto en la situación actual no es heroísmo es un suicidio. Necesitamos una respuesta positiva de ustedes como autoridades para que esto cambie, y los necesitamos ya. No me considero una heroína, soy una persona de convicciones que se da la valentía para hacer lo que hace todos los días”.

Las y los médicos legistas que dependen del gobierno de la Ciudad de México elaboraron un video de 20 minutos donde denuncian la precariedad en la que trabajan, por ejemplo explican que los cadáveres con COVID-19 les llegan con las bolsas abiertas, no tienen equipo suficiente y reclaman que las autoridades los ven como personal desechable.

“Mis compañeros del gremio y yo tenemos desconfianza por falta de protección adecuada para la contingencia. En el anfiteatro encontré un verdadero foco de infección, con cadáveres por COVID- 19, apilados y con bolsas rotas, en un altísimo riesgo de contagiosidad, con mínimas medidas de seguridad”, señaló el doctor Romero.

La Doctora Rivera, reconoció tener miedo a las represalias que puedan existir contra ella por parte de las autoridades de salud de la Ciudad de México por  exigir derechos laborales, así como de infectarse por la COVID-19 y contagiar a su familia.

 “Tengo miedo de infectarme y contagiar a mi familia por el manejo de cadáveres. Los médicos, no somos héroes, somos médicos que tenemos padre, madre, hijos familia sufrimos la ausencia del derecho a una pensión digna y un sueldo competente. Si falleciera dejo en indefensión a mi padre y madre, pues soy su sustento económico. Necesitamos se nos garantice la seguridad social, desde la cuna hasta la tumba”, expresó.

Por su parte, la doctora Juárez, médico legista de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México desde hace 10 años 8 meses  no se considera heroína, sólo  un eslabón muy frágil dentro de toda una cadena de consecuencias que al paso de los años han deteriorado el sistema de salud, empezando por una falta de seguridad real del personal.

“No necesitamos pedirles por favor que nos den mejores condiciones laborales porque es un derecho, los legistas tenemos más de 10 años bajo contrato, nos han abandonado, exigimos  seamos considerados en los procesos de basificación que han prometido desde sus campañas necesitamos que sea realidad la justicia laboral”, dijo la doctora.

“No soy un héroe, un héroe necesita súper poderes, capas, y a mí mi institución no me da siquiera el material para poder trabajar, al centro en el que yo trabajo no le importo y a ti como ciudadano tampoco. Si falleciera no pasaría nada, porque en el trabajo, sólo soy un número”, admite el doctor Carlos Ramírez.

La doctora López tiene 11 años laborando como médico legista, es sobreviviente de cáncer.

“No le tengo miedo a la muerte, pero si llegara a fallecer mi temor real es qué pasaría con mi familia, soy una mujer viuda y tengo una hija de 10 años, si yo llegara a fallecer, en mi situación laboral actual, ¿cómo quedaría ella?”, señala, se cuestiona https://www.youtube.com/watch?v=ZpFzgLh6Sbo&feature=youtu.be&fbclid=IwAR1c3GNvcv8qARNV433HxhvwriaJNBSbqOJ64DC8n3dTb6VbzaR1Jr8Kx_c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *