El rostro de Zacatecas

Sin maíz no hay País. Y sin campesinos tampoco. Foto/// Ernesto Moreno.

Fotos/// Ernesto Moreno. Texto: Ágora Agradecida

El fotógrafo es a la calle como la calle al fotógrafo.

Y la gente ahí está, haciendo lo de todos los días. Sobreviviendo. En ésa palabra, dijo alguna vez el periodista y escritor Carlos Monsivaís habita la mayor cualidad del mexicano.

Y en tiempos de la COVID-19, mucho más.

Aquí, Ernesto Moreno nos muestra el rostro más importante, el de mujeres y hombres que mantienen de pie este País, de crisis en crisis, de contingencia en contingencia, por décadas. Quizá no han conocido otra forma de vida. Y así sacan adelante a sus familias, a nuestro Zacatecas, con sacrificio y valentía.

Muchos de ellos y ellas, desafortunadamente, no pueden quedarse en casa. Como tampoco lo puede hacer el fotógrafo.

Estos rostros destilan colorido, vivacidad, esperanza. Ésa que tanto necesitamos. Gracias Ernesto por alimentarnos con tu lente de ésa luz que requerimos.

Gracias a ellos, a ustedes, que luchan por la sobrevivencia, saliendo de sí mismos.

En México, en Zacatecas estamos, se nos ha dicho a punto de entrar en una “nueva normalidad”. Deberemos acostumbrarnos a mantener una sana distancia, a lavarnos las manos de manera constante, a taparnos la boca con el antebrazo momentos antes del estornudo…

A evitar aglomeraciones, a ser más respetuosos del espacio del otro. A muchas cosas.

En fin, esta normalidad no tan nueva para muchos y la mayoría consiste, en que te cuides y me cuides, que todos nos cuidemos, que veamos en el otro a un hermano, a una hermana que si necesita de mí, o de tí, le tendamos la mano.

Que la sana distiancia no se convierta en indiferencia. Que la sana distancia, nos sane por dentro y por fuera con la solidaridad y atención que nos merecemos todos, cuanto seres humanos que somos, en armonía con nuestro medio ambiente y todos los seres sintientes que habitamos esta casa común que tenemos y que paradójicamente, está respirando como no lo hacía en siglos, nuestro Planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *