Descansa en Cristo, el obispo Fernando Mario Chávez Ruvalcaba

Pastor con olor a oveja, cercano al pueblo

Por Ágora Digital/// Redacción

  • El obispo Fernando Mario Chávez fue durante su vida fiel testigo de la Resurrección de Cristo, siendo fuente de luz para su pueblo

Zacatecas, (15-09-2021).-Esta mañana, falleció a los 88 años de edad el obispo emérito de Zacatecas, monseñor Fernando Mario Chávez Ruvalcaba, por causas derivadas de la Covid-19.

El religioso había permanecido hospitalizado por complicaciones en sus pulmones, mismas que fueron secuelas del coronavirus que había padecido en agosto pasado. Su estado había sido reportado como delicado.

Fernando Chávez Ruvalcaba, quien nació en el municipio de Fresnillo fue obispo de la Diócesis de Zacatecas del 20 de enero de 1999 al 8 de octubre de 2008, designado por el entonces Papa Juan Pablo II.

Fernando Chávez Ruvalcaba fue ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1961; estaba próximo acumplir 60 años como sacerdote.

En los años 60, recién ordenado sacerdote fue asesor del Movimiento Familiar Cristiano y formador y asesor espiritual de seminaristas, a quienes siempre tuvo cariño y atención especial.

El 24 de mayo de 1988 fue vicario general  de la Diócesis de Zacatecas y miembro del cabildo de la Catedral Basílica de Zacatecas.

El 11 de enero de 1990 se le designó como el encargado del área para la preparación de la visita del Papa Juan Pablo II a Zacatecas

“Con profunda pena, pero con la confianza puesta en el señor Jesús, les comunicamos que el obispo emérito Fernando Mario Chávez Ruvalcaba ha sido llamado por Dios a su presencia”. sealó la Diócesis de Zacatecas.

La Diócesis de Zacatecas calificó a monseñor como un pastor “con olor a oveja” cercano a su pueblo.

El obispo emérito fue recordado también con anécdotas por zacatecanas y zacatecanos que tuvieron la fortuna de estar cerca de él.

El periodista Guillermo Correa lo recordó así:

-Por cuestiones de trabajo, hace ya varios años, me tocó cubrir un tiempo la misa dominical que en la Catedral zacatecana oficiaba el Obispo Fernando Chávez Ruvalcaba para sacar “la nota” de la fuente.

Por esos mismos motivos llegué a platicar en varias ocasiones con el religioso, e incluso, ya fuera de grabadora, le pude expresar en corto mi muy particular opinión sobre la iglesia y sus representantes, lo que nos llevaba a muy interesantes, pero sobre todo respetuosos platicas sobre las creencias, la fe, el ateísmo, y donde trataba de aprovechar su vasto conocimiento de esos temas.

Cuando oficiaba la misa, durante las aspersiones litúrgicas, y si el Obispo me tenía en tiro, se acercaba y me bañaba siempre con una generosa porción de agua bendita y en voz baja murmuraba ¡¡diablo, diablo!!, para reír mustios y seguir él a lo suyo.

Hoy me entero de su fallecimiento. Creo que el Obispo Fernando Chávez Ruvalcaba fue un buen hombre. Y así lo recordaré con el respeto que me mereció siempre de mi parte-

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) también se sumó a las condolencias ofrecidas a su familia y a la iglesia y pueblo de Zacatecas por el fallecimiento del obispo.

Feligreses recordaron a don Fernando Mario Chávez como un sacerdote siempre dispuesto a ayudar y escuchar a quien lo necesitaba.

El obispo Fernando Mario Chávez fue un testigo de la Resurrección de Cristo en su paso por esta vida y hoy goza ya de la presencia del Padre Bueno para la eternidad.

¡Gracias don Fernando por todo y por tanto!

Condolencias de la Conferencia del Episcopado Mexicano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *