Cero tolerancia al miedo

Por Bernardo Latorre /// Ilustración Cath Zúñiga

Lo que sucede es lo que es. Y solo nosotros podemos elegir cómo reaccionar ante la situación que enfrentamos.

De nadie más depende, sólo de nosotros mismos, tomar o no al toro por los cuernos.

Vivir esta cuarentena ha sido particular: enfrentar dos fantasmas al mismo tiempo, el fantasma del virus y el fantasma del cáncer.

El mismo día que recibíamos la noticia mundial, a finales de diciembre, que un virus mortal desconocido había surgido en Wuhan, China, ese mismo día me diagnosticaban con la enfermedad del siglo.

Sin miedo, decidí enfrentar a los dos males, con Fe y trabajando emociones positivas.

Si no hubiera ocurrido esta pandemia, hubiera podido hacer una vida, digamos que normal, dentro de la enfermedad, entre la quimioterapia y cirugías.

Por ejemplo: ir al cine, a restaurantes, al fútbol, a las carnes asadas, hacer todo eso, que era posible, hace apenas unas semanas. Hubiera sido oxígeno puro para sobrellevar mejor el momento de mi salud.

Sin embargo, en este confinamiento he metido imágenes positivas a mi mente, ha sido clave en mi recuperación no dejar que la incertidumbre y la ansiedad se apoderen de mi pensamiento. Cero tolerancia al miedo.

El poder del ahora es lo que me permite navegar y vivir intensamente. Vivir el pasado y el futuro no tiene caso, no existen, sólo existe el hoy, es lo tangible, es lo que tengo.

Ha sido una cuarentena para manejar las emociones, para no buscar culpables y asumir mi rol ante la adversidad.

Ha sido un tiempo para un encuentro conmigo mismo, para cambiar el dolor y empujar cambios, para darle gracias a Dios por cada respiro.

La vida, con todo y cuarentena, es un regalo de oportunidades que hoy seguimos teniendo.

El dolor es inevitable, es la vida, y depende de nosotros cómo abordar el sufrimiento.

Yo decidí, que hasta el último día que me quede, darlo todo, vivir el ahora con toda intensidad, me está funcionando. Me siento de maravilla, vamos bien, vamos por el buen camino, estamos vivos. Todo pasa, esta cuarentena pasará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *