Caminos de inclusión: Una serie que nos regala el mundo posible que nos debemos

Patricia Matias, juega con su hija. Perdió la movilidad en sus piernas por una epidemia de poliomielitis en su pueblo cuando era niña. Hoy es feminista administra una tienda de artesanías en Zipolite Oaxaca,. Foto: Cristian Palma

Por Gerardo Romo/// Ágora Digital Fotos: Christian Palma

Zacatecas,(13-05-2022).- Marcelino canta enjundioso montado a caballo, tiene discapacidad intelectual y motriz, así lucha para sobreponerse a la adversidad. Dominga Gómez, su madre, indígena, de la tercera edad lo cuida y mantiene con todo en contra, al igual que a sus otros dos hijos en condiciones similares.

Esta es una de las realidades que muestra la serie documental Caminos de Inclusión dirigida por el foto periodista y documentalista Christian Palma, que se estrena hoy a las 19:30 horas por Canal 14 del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano.

“Son 13 historias que se alejan de la victimización y el asistencialismo, se acercan mucho más a esta forma de luchar que tienen las personas con discapacidad para abrirse campo en una sociedad que les cierra el paso”, dice Christian Palma en entrevista con Ágora Digital.

La serie se divide en 6 capítulos, el primero tendrá como uno de sus protagonistas a Ángel Román, nacido en Ciudad Juárez y que hace 2 años justo cuando inició la pandemia de la covid 19, llegó a San Cristóbal de las Casas, una ciudad diseñada para carretas, donde la movilidad para personas como él es toda una odisea y los obstáculos, la constante cotidiana, ya sea para transitar por las calles o para entrar a la tienda de abarrotes.

Ángel no es una persona que se vea a sí mismo como discapacitada, sino más bien, identifica la discapacidad en las estructuras sociales y materiales que le dificultan su diario vivir, pero no lo detienen, él recorre la bella San Cristóbal en una silla de ruedas adaptada con motor que le permite mejorar su movilidad.

-Mi discapacidad radica en que si yo quiero ir a la tienda hay unas escaleras que me prohíben entrar fácilmente-, le diría a Cristian durante las grabaciones.

Guerrero, Oaxaca y Chiapas, son los estados en los que el equipo de Copal Producciones encontró para reflejar con mayor nitidez esta realidad de discapacidad, condición en la que viven 20 millones de personas en el país, que representa el 16.5 por ciento de la población total. En el mundo mil millones de personas comparten esta condición.

¿Qué quieren lograr con esta serie?- le pregunto a Christian

-Quedaríamos muy satisfechos si después de ver la serie se abre la discusión, se genera un diálogo, una reflexión que nos haga ser más inclusivos y nos lleve en la acción a pensar más allá de nosotros mismos. Que podemos hacer mucho desde nuestras mínimas acciones para ser más incluyentes, incluso que los medios de comunicación se democraticen para otras audiencias, con el uso del lenguaje de señas, el subtitulaje y que se empleen herramientas para que las personas con discapacidad tengan a su alcance los medios de información y de cambio.

Esta serie documental le llevó el equipo de Copal Producciones 6 meses para su realización.

La idea original es del periodista Ignacio Rodríguez Reyna, a quien Christian Palma conoció desde hace varios años en la revista Emeequis, junto a Vanessa Job, Carlos Acuña, Juan Manuel Coronel y David López Arce quienes se encargaron de hacer el trabajo de reporteo y localización de las historias que podrás ver en pantalla durante 6 viernes consecutivos a partir de hoy. La producción estuvo a cargo de Kattya Guther.

Este equipo, luego de recorrer 12 mil kilómetros por las carreteras del sureste mexicano encontró a “Tolo” Martínez, un artesano que luego de caerse de una palmera cuando pretendía bajar un coco y beberlo, perdió sus piernas, pero no sus ganas de vivir.

Ángel Román recorre las calles de San Cristóbal de las casas en su silla de ruedas adaptada con motor

O la historia de Patricia Matías quien perdió la movilidad de sus piernas por una epidemia de poliomelitis que azotó su pueblo cuando era niña. Ella es feminista y hoy administra una tienda de artesanías en Piña Palmera, una Asociación Civil de Zipolite, en Oaxaca.

“El aprendizaje que me deja todo esto es que como sociedad tenemos que ponernos las cosas más fáciles a todas y todos”, señala Christian Palma quien se inició como foto periodista en la agencia de fotografía Cuartoscuro del fresnillense Pedro Valtierra, uno de los mejores fotógrafos mexicanos del siglo XX y de la actualidad y de quien este joven creador aprendió tan bien que creó su propio estilo para retratar la realidad.

Seguro cuando empieces a ver los “Caminos de inclusión que proponen Canal 14 y Copal Producciones no serás el mismo.

Isaías Arellano, te contará cómo su vida cambió el día que una bala perdida cuando era muy pequeño lo dejó paralítico, posiblemente sentirás un hormigueo intenso en el cuerpo que probablemente se convierta en deseos de trascender como él lo hace, una vez que sepas que para él la discapacidad fue una forma de construir horizonte, de nuevas oportunidades desde el deporte. Hoy es maestro de basquetbol y natación.

O la de Miguel Tenorio, quien tuvo un accidente en la carretera cuando se transportaba en una camioneta de valores, volcó y la movilidad de sus piernas se redujo al mínimo encontrando en el deporte también el aliciente que le permitió recuperarse a sí mismo para darse a los demás.

Escucharás recitar a Irene Bolom una poeta tzotzil de San Cristóbal de las Casas sus creaciones literarias y cómo pasó de habituarse a la discriminación y maltrato y sentirlos como algo normal, hasta que conoció a Gloria Muñoz de la organización Ángeles de Amor quien le mostró un camino de inclusión permitiéndole cambiar su estilo de vida, saberse y reconocerse digna de buentrato y encontrar así salidas de esperanza y resignificación de su realidad.

Esta serie documental te permitirá reconocer, explica Christian Palma, que ser incluyentes inicia desde las pequeñas acciones como respetar en el espacio público los lugares exclusivos para personas con discapacidad, hasta la necesidad de que las ciudades de nuestro País inviertan en infraestructura social que permitan movilidad y accesibilidad, que hagan valer a plenitud sus derechos humanos de esta amplia comunidad al esparcimiento, la educación, el acceso a un trabajo digno, bien remunerado, acceso a la salud, a la justicia, a no ser molestados en su vida privada ni integridad física y desde luego la no discriminación.

Pedro Miranda, fotógrafo ciego, originario de Oaxaca, protesta frente a Palacio Nacional por mejores condiciones de vida para las personas con discapacidad

¿Qué les debemos a las personas con discapacidad como sociedad?

-Les debemos sobre todo más respeto, existen leyes e instituciones que quedan en letra muerta por falta de voluntad de querer ver al otro, convivimos con 20 millones de personas que tienen una limitación física o intelectual, les debemos acciones directas que nos permitan ser incluyentes.

 Y a nosotros nos debemos la oportunidad de conocer al otro, de conocer las formas distintas que tiene de entender el mundo, no es lo mismo como entendemos el mundo quienes podemos caminar con dos pies o ver con los dos ojos, a alguien que de pronto no pueden tener ésa posibilidad. Nos negamos una posibilidad muy grande al no abrirnos a ésas experiencias. Va a ser muy satisfactorio para todas y para todos que lo hagamos-, dice el director de la serie.

Christian también lamenta las diversas violencias que como sociedad infringimos a las personas con discapacidad, siendo quizá, la indiferencia, la que mas duele.

“Tenemos miedo a lo distinto, a lo diferente y entablar relaciones con otro tipo de realidades y cuando se muestra la normalidad que éstas tienen, ésa incapacidad de reconocernos nos convierte en una sociedad discapacitada, porque no escuchamos, no vemos, no sentimos al otro y la otra y en ése sentido la violencia más cruel es la indiferencia porque impide que ellas y ellos tengan acceso a una vida plena en el ejercicio de sus derechos humanos”.

El equipo de Christian tiene la virtud con esta serie documental de ver realidades cotidianas significativas desde un enfoque en el que con Caminos de Inclusión entremos a senderos de empatía, ésa narrativa de transformación y reconocimiento social en el otro y la otra que es distinta a nosotros y de quien podemos aprender si nos regalamos la buena voluntad de hacerlo, esto le urge al País.

Y es de celebrarse que el Sistema de Público de Radiodifusión del Estado Mexicano abra espacios para que las y los ciudadanos nos reconozcamos desde ésas diferencias, porque la discapacidad nos puede suceder a todos.

Concuerdo, dice Cristian Palma, que se están haciendo esfuerzos por abrir espacios a visiones sociales desde los medios públicos del Estado Mexicano, que invitan a hacer y crear otro tipo de comunicación y es justo de valorarse esta apertura a nuevas narrativas, como sociedad necesitamos educación y ver otras cosas y no sólo lo que comercialmente se conoce, son opciones distintas y que los medios públicos sean ese crisol y una nueva ventana para que las personas del País tengan otras opciones de contemplación y reflexión.

El año pasado, Christian y su equipo realizaron también para canal 14 la serie La Culpa no es mía que obtuvo el Premio alemán de periodismo Walter Reuter, y que retrató el machismo opresor y las violencias diversas con las que se destruye a las mujeres y cómo ellas luchan, se levantan y conquistan espacios que les pertenecen y les negamos.

Hoy Cristian Palma se siente ligero de equipaje porque ya está la serie en manos del Canal 14 lista para ser exhibida en los hogares de todo el País dentro de unas horas. Que así sea para bien de todas y todos.

“Luego de este trabajo mi corazón quedó reblandecido”, admite Cristian.

Ojalá que a nosotros nos pase lo mismo para regalarnos la ternura que nos debemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.